Cómo hacer cortinas para el hogar uno mismo

Las cortinas son uno de los elementos de casa que podemos hacer nosotros mismos. Un complemento imprescindible en el hogar y que pueden marcar nuestro propio estilo. Por eso, antes de ponernos manos a la obra hay que elegir con cuidado el material y el color para que se adapte perfectamente a lo que queremos.

El estilo de una cortina debe ir en función del ambiente, el tipo de habitación y los colores más adecuados para la estancia. De esta forma, podrás determinar las telas que necesitas y que mejor se adecuan a tus necesidades. Existen algunas tiendas especializadas en telas de cortinas que te facilitarán mucho el trabajo a la hora de escoger los tejidos y estampados que mejor se adapten a tus necesidades.

Comprar las telas de cortinas, la barra y los anclajes

Pero antes de comprar las telas de cortinas, hay que medir la ventana para saber la cantidad que nos hará falta. En esta medición siempre hay que añadir un margen de error y de costura para poder hacer el dobladillo y tener tela de sobra para trabajar. Un dobladillo que, por cierto, debería ser de al menos tres centímetros por lado.

Es preferible, por tanto, comprar tela de sobra, ya que si nos quedamos sin ella luego quizás sea más difícil encontrar la que se ajusta al tono de la cortina. Además, habrá que tener en cuenta si se trata de una tela que se pueda lavar, planchar o coser, si se puede plegar para que encaje bien en la ventana, etc.

Una vez elegida la tela, hay que comprar las barras y los anclajes. Lo ideal es que sobresalgan unos 10 centímetros de cada lado de la ventana como máximo. Por otro lado, habrá que escoger una barra cuya forma y color sean los adecuados tanto para el hueco de la ventana como para el estilo de la habitación.

Coser y hacer las cortinas

Cuando tengas los materiales en casa, ya puedes empezar a hacer las cortinas en la máquina de coser. En caso de no contar con ella, puedes coser a mano, pero el trabajo será mucho más largo y laborioso.

Tras coser las cortinas, hay que hacer las agarraderas. Lo mejor en este caso es coser unos trozos en forma de rectángulo a la parte superior de la tela, tomando unos 20 centímetros de separación entre unos y otros.

Por último, antes de montar las cortinas es recomendable lavarlas y plancharlas para que queden mucho mejor al colocarlas.

De esta forma tan sencilla podrás disfrutar de unas maravillosas cortinas para el hogar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies